Una dieta sana y equilibrada, que incluya todas las sustancias necesarias para el correcto funcionamiento del organismo, contribuye a aumentar nuestro estado de bienestar y a mantenernos sanos. Algunos alimentos, además, pueden ser particularmente útiles también para prevenir o tratar ciertos trastornos o patologías, gracias a su aporte de vitaminas, minerales y sustancias específicas.

Ya hemos alabado las numerosas propiedades de productos como el limón y el ajo en varias ocasiones: aquí hay otros 15 alimentos para añadir a la lista de aliados de nuestra salud.

1. Manzanas

Son un concentrado de agua, vitaminas y minerales y son muy útiles para purificar el cuerpo, reducir los niveles de colesterol, proteger el sistema cardiovascular y combatir la diabetes. Si se comen crudas tienen propiedades astringentes, mientras que una manzana cocinada diariamente es -como saben nuestras abuelas- un remedio útil contra el estreñimiento. No es casualidad que un viejo proverbio sugiriera comer uno al día….

2. Calabaza

Es rico en antioxidantes, en particular en beta caroteno y beta criptoxantina, que tienen propiedades antiinflamatorias, protegen el sistema circulatorio y retrasan el envejecimiento celular. Siendo un alimento muy versátil, la calabaza se puede degustar en muchas recetas, desde aperitivos hasta postres.

3. Miel

Además de ser un edulcorante natural válido, es muy energético y fácil de digerir, por lo que es muy recomendable para los deportistas. Tiene un efecto beneficioso y descongestionante sobre las vías respiratorias, ayudando a combatir la tos y los resfriados. También tiene importantes propiedades antibacterianas, tonificantes y antiinflamatorias.

4. Yogur o Kéfir

Excelente fuente de calcio, proteína y fermentos lácteos es útil para apoyar el sistema inmunológico y restaurar la flora bacteriana intestinal. Una alternativa, aunque es difícil de encontrar en España, el Kefir, especialmente utilizado en Europa del Este.

5. Piña

Gracias a su contenido en bromelina, es un alimento con fuertes propiedades antiinflamatorias, antiedemáticas y diuréticas. Para mantener estos beneficios intactos, es preferible comerlo crudo en lugar de en pasteles o mermeladas.

6. Tuercas

Los diferentes tipos de frutos secos -nuez, avellana, pistacho, almendra…- consisten en los mismos nutrientes, aunque en diferentes porcentajes. En general, tienen efectos positivos en la circulación, contribuyen a la prevención de problemas cardíacos y cánceres y son útiles en casos de diabetes.

7. Jengibre

Es un antiinflamatorio natural, muy eficaz contra el dolor muscular y articular y el resfriado. También ayuda a aliviar las náuseas, especialmente durante el embarazo, y puede comerse en tés de hierbas, galletas o añadiendo un par de cucharaditas a yogur o comida después de cocinar. Alternativamente, usted puede disfrutar de todas sus propiedades con una refrescante bebida de jengibre (aquí la receta para la bebida de jengibre)

8. Brócoli

El brócoli, un alimento pobre en calorías pero rico en minerales, vitaminas y fibra, es útil para fortalecer el sistema inmunológico, contribuye a los problemas crónicos de estreñimiento y tiene, en general, propiedades purificantes y desintoxicantes.

9. Frijoles

Gracias a su alto contenido en proteínas, son una excelente alternativa a la carne. Su alto contenido en fibra lo convierte en un aliado contra los problemas intestinales, mientras que su capacidad para mantener estable el nivel de azúcar en sangre lo hace útil en caso de diabetes. Se pueden consumir de muy diversas maneras, en sabrosas sopas, platos fríos o como guarniciones.

10. Avena

Rico en fibras solubles (incluidos los beta-glucanos) y bajo en azúcares, es un valioso aliado en las dietas de adelgazamiento y en los casos en los que es necesario mantener el colesterol bajo control. También ayuda a regular la actividad intestinal, a combatir la hinchazón y la retención de agua y a proteger el sistema cardiovascular.

11. Patatas

Nutrientes y muy digeribles, son especialmente indicados para deportistas, ya que tienen un alto contenido energético pero un bajo contenido calórico. Favorecen la actividad intestinal y, ricos en agua y potasio, están indicados para personas con hipertensión. Para estar realmente sanos, sin embargo, deben comerse hervidos u horneados, ¡no fritos!

12. Clara de huevo

Rico en proteínas pero con un contenido calórico muy bajo, se recomienda para mantener bajo control los niveles de azúcar y colesterol en nuestro organismo y es especialmente indicado en dietas de adelgazamiento y en enfermedades como la diabetes.

13. Espinacas

Ricas en vitaminas y minerales, tienen propiedades tonificantes y laxantes, contribuyen al buen funcionamiento del sistema cardiovascular y fortalecen el sistema inmunológico. Para preservar el aporte nutricional de la espinaca, es mejor consumirla cruda, en ensaladas, quizás aliñada con aceite y limón.

14. Pimientos

Particularmente ricos en antioxidantes como la vitamina C y la provitamina A, se recomiendan para la prevención de diversas enfermedades. En particular, protegen contra el envejecimiento celular y ayudan a mantener el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. Para mantener intacto su aporte nutricional, sería preferible consumirlos crudos en ensaladas: de hecho, la cocción destruye hasta un 60% de su contenido de vitamina C.

Categorías: Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *